Holly y Blake acuden a una fiesta universitaria con la consiguiente preocupación de Holly por su amiga, quien suele descontrolarse. Sus temores se acaban confirmando cuando, después de un tiempo en la fiesta, la pierde de vista. Pero lo que no sabe es que Blake ha sido drogada por un desconocido en uno de los reservados.