Un día, Alexander se despierta con un chicle en el pelo, y a partir de ahí la jornada no hace más que empeorar.