Will (Jude Law) y su amigo Sandy (Martin Freeman) dirigen en Londres una floreciente empresa de paisajismo que acaba de mudarse a King’s Cross, el más ambicioso centro de renovación urbana europea. La empresa sufre reiterados robos por parte de una banda de ladrones. Harto de esta situación, Will persigue a uno de ellos hasta el apartamento que comparte con su madre Amira (Juliette Binoche), una refugiada bosnia. Will vive con su novia (Robin Wright), siempre preocupada por su problemática hija adolescente (Poppy Rogers). Inesperadamente, Will se hace amigo de Amira, pero su amistad toma un giro inesperado. (FILMAFFINITY)