Reacher vuelve a su antigua base militar de Virginia para ver a un colega que ha sido arrestado. Allí, Reacher se verá a sí mismo acusado de un crimen que no ha cometido, por lo que tendrá que emplearse duramente para salvaguardar su nombre y seguir con vida.