Ji Gu es un delincuente juvenil de 16 años de edad que vive con su abuelo enfermo. Tras meterse nuevamente en problemas ingresa en un reformatorio juvenil, al salir la institución le pone en contacto con su madre, quién le había abandonado al nacer. Ambos intentarán recuperar el tiempo perdido