El padre de Anna Polina, harto de sus desvaneos y de que se "cepille" a sus guardaespaldas para así perderlos de vista,decide ponerla un guardaespaldas femenino con la esperanza de que la pueda controlar y evitar sus desmanes.