Para una madre no hay hijo malo, así que ellas son capaces de hacer cualquier cosa por mantener a sus hijos juntos a ellas. Esta historia muestra cómo un grupo de hermosas madres van a dejar que sus hijas compartan a sus novios, con ellas, en una escena de sexo anal, ella enseña a su pequeña hija, a como complacer a su novio, y de pasada, ella también pone a trabajar a su coño que hace mucho tiempo no logra coger una buena polla…