Una operadora del 911 y su marido policía separado cuya hija en común ha sido secuestrada, les obligan a mandar unidades de policía y bomberos de la ciudad a lugares remotos en donde indican los secuestradores.